lunes, 16 de marzo de 2015

Qué duro ser madre!

Y no lo digo por el camino que he tenido que recorrer hasta llegar a mi pequeña, lo digo en el más estricto sentido de la frase.

Y aunque hoy en día el trabajo que da un bebé es mucho más compartido que hace muchos años, el caso es que el peso fundamental de la crianza aún sigue recayendo en las las madres. Y estoy segura que no me puedo quejar mucho que seguro que habrá casos peores, pero a veces llevo fatal eso de tener que estar detrás de marido para que se encargue de la niña, es como que si tú no dices nada él no se da por enterado..

Anoche pensando y dándole vueltas al asunto, llegué a la conclusión de que él como que no ha asumido que nuestra vida ha cambiado 100% y que la vida que llevábamos antes se puede continuar ahora sin ningún problema, y claro tenemos nuestros encontronazos porque él quiere seguir con sus hobbies sin problema y yo alucino de que de por hecho que la responsabilidad de cuidar y estar con la peque sea mía…

Reconozco que a veces es un poco frustrante ver que su involucración no está al nivel tuyo. No digo que no la quiera, que va, es como si al saber que tú siempre estarás ahí él se desentienda del todo. El caso es que cuando le pido ayuda está, por ejemplo, me he reservado los jueves para mí, y me he apuntado a pilates porque necesitaba hacer algo de ejercicio para afrontar tanto estrés, pero el resto de la semana, o llega a las mil de trabajar, o se va a jugar al futbol o se va jugar al padel…. Porque da por hecho que yo estoy con la niña… Y claro, a veces, acumulas tanto cansancio que al final saltas a la primera de cambio… Luego eso sí, llega el domingo y se encarga de la niña toda la mañana sin yo pedírselo, pero claro, porque el sábado ya salte!!

Conozco pocos casos que se repartan el trabajo al 50%, no se vosotras, pero yo creo que el hombre es egoísta por naturaleza y aún quedan muchos años para conseguir que su mentalidad sea como la nuestra. Y nosotras nos hemos educado viendo la capacidad de sacrificio de las mujeres como algo natural y que tiene que ser así, y nos echamos todo a la espalda, y eso también es culpa nuestra.

Y vosotras, ¿cómo os organizáis?, ¿tenéis reparto de tareas equitativo o es una lucha constante?,  a las madres con experiencia os pregunto, ¿cómo conseguisteis equilibrar la balanza y hacer entrar a vuestros maridos por el “aro” sin provocar una rebelión?

4 comentarios:

  1. Yo no es que tenga reparto equitativo, es que mi novio es lo que mi madre llama "una madre".

    La verdad es que salió de él ser así. El día que nació el niño me pidió que le explicara cómo se ponía un pañal y es escuchar al niño hacer atisbo de llorar y ya corre hacia la minicuna, de noche y de día.

    Yo creo que esta implicación va acorde a la que el padre tuviera en las tareas del hogar previamente. Un hombre que no hace nada en casa no se va a convertir de pronto en un padre abnegado en los cuidados.

    A veces hay hombres que no lo hacen porque les da mucho respeto coger, cambiar, bañar a un recién nacido o a un bebé y prefieren que sean mayores. Pero lo hacen porque saben que una madre lo va a hacer sí o sí, y claro, es lo fácil.

    Sí es cierto que las madres estamos hechas de una pasta especial, de eso no hay duda alguna. Te pongo como ejemplo una compi mía de preparto, que tiene esclerosis y dos niños: el mayor de cinco años y la peque que nació cuando el mío. Esta chica se levanta para atender a sus hijos hasta con la pierna a rastro y sin poder apenas moverse. Hay padres muy buenos, pero una madre es una madre.

    Y sí, es culpa nuestra echarnos todo a la espalda. Que yo ya te digo que no me puedo quejar, pero es lo que se ha visto tradicionalmente.

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario, mi chico era de los que al principio hacia incluso más que yo, pero poco a poco como que ha ido acomodándose... También es cierto que curra mucho, eso no lo discuto, pero es que tiene una actitud de dar por echo que yo siempre estoy, y eso me quema.
      Hable con el y ha cambiado algo, aunque aun podría implicarse mas, pero poco a poco que queremos tenerlo todo ya!
      Tu churri es un primor, qué suerte, cuídale mucho!!

      Eliminar
  2. Hola guapa.
    Acabo de caer por aquí al ver que habías escrito a Eva y bueno, siempre me gusta leer casos como el tuyo en el que después de luchar se ha conseguido el objetivo. Mi más sincera enhorabuena. Bueno tampoco me lo he leído todo, que no me da tiempo jejej
    Sobre lo que hablas aquí te diré que tristemente es cierto. Se habla mucho de igualdad pero esta queda muchas veces en la mera dialéctica, es decir, hemos asumido el término y ahora nos falta asumir realmente su significado. Dile un día que tenga fútbol que has quedado y se tiene que quedar con la niña, sin avisar y verás como le sienta al cuerno, pero creo que es una forma de qué se dé cuenta de que tú no puedes estar siempre y él cuando pueda. Por cierto, expresiones tipo "me ayuda" no son nada igualitarias... jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía tu blog, pero me ha resultado muy interesante!
    Pues mira, equitativo al 100% creo que hay poco en la vida, siempre uno se vuelca un poco más en algunas cosas que el otro. En nuestro caso, los dos trabajamos, ya no le doy el pecho al renacuajo y estamos sanos y estupendos, así que no doy por hecho que yo tenga que encargarme más que el papi, seré muy feminista o lo que sea, pero no me gusta darlo por hecho solamente porque yo lo parí y él no. Pese a todo, al final, hay veces que te toca ser un poco poli malo e ir diciendo "haz esto con el niño o haz lo otro", como si tú supieras más o fueras más responsable, pero en general, nosotros nos repartimos su cuidado más o menos a partes iguales. Creo que el gran error es no verlo como algo natural, el niño es de dos personas, no? pues que lo cuiden entre las dos, tan sencillo como eso! Un besillo y encantada de conocerte!

    ResponderEliminar